martes, 23 de febrero de 2010

De repente, en el verano

"Es increíble cómo hay una grieta, una fuga, un hueco de 30 años... Las cartas ya estaban barajadas entonces... y sin embargo aquí estamos, hoy, como si nada. Pero el hueco está ahí, al lado nuestro" (Ernesto Klass, atrozmente contemporáneo)

En el día de su cumple, vaya este "cetorca" para el "gomía".
Como quien dice... la importancia de mandar sonetos.
---------------------------------------------------------------------------------


Un sonesto para Klass (50)

SIN CUENTA


Sin motivo aparente – excepto el paso

fatal de ganso con que el minutaje

alardea y asusta – pintó el traje

del medio siglo escaso bajo el brazo.


Y resuelto en inquieto y negro raso,

se sentó al piano y apuró el brebaje

que habría de entonarlo en su pasaje

de la veintena al sórdido viejazo.


Y sin comerla ni beberla, el coso

se vio como antes, pese al trago acerbo:

sincrético, sináptico y sinuoso.


(Lo suyo no es la cifra, sino el verbo).

Y sin dudarlo, cínico y añoso,

la esperanza de Ernesto igual conservo.


Daniel Aráoz Tapia

23/02/2010 (feliz cumple Erni)


3 comentarios:

d'Oliveira dijo...

Parece que la Buenayunta del pianista y el decidor ha ido arcillando con afectos el espacio entre aplauso y aplauso. Por allí van dos fantasmas: uno enamorado de la bella que me dio fuego; el otro preguntando si ya estaba en los quioscos SU revista Humor.
Entre todos podríamos completar el cast y el crew de una película de entrañables espectros. Se los quiere.

planeador.net dijo...

¡Felicidades entonces!
Y linda manera de saludarlo la tuya ;)

Un abrazo.

Dany dijo...

D'Oli querido... ¿Ya hay nombre tentativo para esa película? Los espectros me pueden.
¡Seba!... ¡Cuánto tiempo! Al menos nos encontramos en esta ciberbuhardilla. ¿Qué tal esos proyectos?... Ya le paso tus saludos al aporreador de teclas. Gracias y otro abrazo.
Dany